Carta abierta al ministro de Cultura

Carta abierta al minis­tro de Cul­tura José Igna­cio Wert (2012) en res­puesta a la entre­vista publi­cada en Rolling Stone el día 5 de abril de 2012.

Esti­mado Sr. Ministro…

¿De qué «Guin­dos» se cae usted? Con todos mis res­pe­tos y sin acri­tud… ¿sabe usted de lo que está hablando?

Debo decirle que su entre­vista me ha lan­zado un par de dar­dos enve­ne­na­dos que, a pesar de haberlo inten­tado, no he sido capaz de esqui­var… me han alcan­zado y dolido. Que­rría dejar sus pala­bras al mar­gen de mis preo­cu­pa­cio­nes coti­dia­nas, pero el sen­tido común me impide conseguirlo.

No me preo­cupa tanto que se digan cosas como «los músi­cos ten­drán que aco­mo­darse a esta situa­ción. Pro­ba­ble­mente debe­rán cobrar menos y con­se­guir que se invo­lu­cre más la ini­cia­tiva pri­vada, los patro­ci­na­do­res…». Me preo­cupa, sobre todo… que lo diga el minis­tro de Cul­tura. Me veo obli­gado a dedu­cir de su aser­ción que no sabe de lo que está hablando… y eso, viniendo de quien viene, no es admi­si­ble. Lo siento, pero no lo es.

Siendo esta una carta abierta, quizá no debe­ría remi­tirle a un docu­mento (Pajaros_y_Semillas_2011) que yo mismo ela­boré en rela­ción al papel del minis­te­rio de Cul­tura —y/u otras ins­ti­tu­cio­nes— en rela­ción a la Música y su indus­tria. Sin ánimo de ser pre­ten­cioso, créame que ese docu­mento le podrá ser útil, al menos, para com­pren­der la pers­pec­tiva de aque­llos a los que men­ciona en su entre­vista, los músi­cos. Sí por­que… ¿no creerá usted de veras que la indus­tria nos representa?

Per­mí­tame la osa­día de expli­carle algo que, como minis­tro de Cul­tura, debe­ría usted saber y, mucho me temo, no es el caso —tam­poco lo era el de su ante­ce­sora—. ¿Sabe usted acaso cuál es el ver­da­dero valor de un músico-compositor más allá de cli­chés y a dife­ren­cia del resto de artistas?

El músico-compositor es el único artista capaz de gene­rar riqueza sus­cep­ti­ble de ser pro­pa­gada, repro­du­cida, rein­ven­tada, rein­ter­pre­tada, infi­ni­tas veces, en dife­rido —post mór­tem—… y sin que uste­des —ins­ti­tu­cio­nes— pon­gan un duro.

Cuando un pin­tor fina­liza su obra, ésta podrá gene­rar riqueza en el futuro; cuando un escul­tor ter­mina su obra, ésta podrá gene­rar riqueza en el futuro; cuando la señora González-Sinde ter­mina un lar­go­me­traje, éste podrá gene­rar riqueza en el futuro… pero nin­guna de esas obras será la herra­mienta con la que miles, quizá millo­nes de indi­vi­duos por todo el mundo, se ganen los cuar­tos para poder comer —en sen­tido lite­ral—. Incluso des­pués del falle­ci­miento del artista-autor.

Las com­po­si­cio­nes musi­ca­les son crea­cio­nes que adquie­ren vida pro­pia, viven por sí mis­mas en la psi­que de infi­ni­dad de indi­vi­duos al mar­gen —y más allá— del autor que las creó. Una escul­tura no se repro­duce miles de veces —al menos no es su pro­pó­sito, otra cosa es que se pre­tenda hacer con ello mer­chan­di­sing, en cuyo caso esta­mos hablando de otra cosa—. Lo mismo pasa con un cua­dro… sí, puede con­ver­tirse en un icono… podrá ser repro­du­cido en infi­ni­dad de oca­sio­nes, pero el ori­gi­nal es un tan­gi­ble irrepetible.

Sin embargo, la obra de un músico está sujeta a cons­tante rein­ter­pre­ta­ción… esa rein­ter­pre­ta­ción —si la com­po­si­ción lo vale— ali­menta en sen­tido lite­ral a millo­nes de per­so­nas. Sí… no me quedo corto… a millo­nes. Todo ello sin que uste­des —repito, ins­ti­tu­cio­nes— pon­gan un duro.

Dice usted que le gus­tan los Beatles… ¿sabe cuán­tas veces habrá sido inter­pre­tada —por otros indi­vi­duos— «Hey Jude»? ¿Cuán­tas veces habrá sido inter­pre­tada… y rein­ter­pre­tada —¿puede algo ser más ver­sá­til que eso?—? ¿Se da usted cuenta del poten­cial alcance de una buena com­po­si­ción? ¿Cuán­tos músi­cos habrán inter­pre­tado «Yes­ter­day» en el metro de infi­ni­dad de ciu­da­des por todo el mundo para inten­tar sub­sis­tir? ¿De quién parte esa «herra­mienta» que les per­mite sacar cua­tro duros sin la ayuda de nadie?

Las bue­nas com­po­si­cio­nes se per­pe­túan en el tiempo sin nin­guna ayuda ins­ti­tu­cio­nal, lo hacen ellas soli­tas y, para colmo, dan de comer a quie­nes las inter­pre­tan. Por eso, las bue­nas com­po­si­cio­nes son tan jugo­sas para la indus­tria —son obje­tos que se ven­den por sí solos, jue­gan con las emo­cio­nes huma­nas, con nues­tros sen­ti­mien­tos—. El pro­blema, es que en infi­ni­dad de oca­sio­nes, ser capa­ces de iden­ti­fi­car aque­llas que aguan­ta­rán el paso del tiempo requiere bas­tante rodaje, prác­tica  y estar cur­tido en el terreno —como sucede con cual­quier otro Arte, qué demo­nios—. El caso es que unas se per­pe­túan —al mar­gen de indus­trias— y otras no.

Enton­ces… llega usted —minis­tro de Cul­tura—, y declara públi­ca­mente «Esta­mos en la pro­tec­ción más rigu­rosa de los crea­do­res» y «Pro­ba­ble­mente debe­rán cobrar menos y con­se­guir que se invo­lu­cre más la ini­cia­tiva pri­vada»… y se queda tan ancho. Eso solo demues­tra no tener NI IDEA de lo que está diciendo; des­co­no­ci­miento del medio total y abso­luto.

Su frase está mal enun­ciada y eso, como com­po­si­tor que soy, no se lo puedo per­mi­tir… lo correcto habría sido decir: «Esta­mos en la pro­tec­ción más rigu­rosa de la indus­tria musi­cal». La misma que se nutre y abusa de com­po­si­to­res, ESOS a los que no les reco­no­cen impor­tan­cia alguna, en oca­sio­nes, ni sus padres —salvo, si ganas dinero, en cuyo caso sí—.

¿Cobrar menos por las actua­cio­nes?... ¿Pero acaso es usted cons­ciente de lo que cobra un músico al uso por una actua­ción?... ¿y cómo lo cobra?... ¿y cuándo? Sepa que miles de tra­ba­ja­do­res de la Música en este país se aca­ban de acor­dar de usted al leer esas pala­bras. Yo, como le dije… no solo me he acor­dado, tam­bién tomé la deci­sión de remi­tirle esta carta abierta. Des­co­nozco si le lle­gará, pero al menos le responde.

En este país nues­tro —de farsa y absurdo— no existe «ocu­pa­ción» —ya ni me atrevo a lla­marle tra­bajo puesto que todo se cobra en negro— más denos­tada que la de músico. Y por favor, no bus­que los cua­tro casos visi­bles gra­cias a la indus­triaese NO ES el músculo musi­cal de este país… lo que la indus­tria difunde NO ES en nin­gún caso repre­sen­ta­tivo de lo que se hace aquí… en España, que es mucho y bueno.

¿Mucho y bueno?... enton­ces… ¿cómo se explica la tre­menda cri­sis que vive el sec­tor? —se pre­gun­tará usted—; la indus­tria musi­cal en España está en cri­sis, por­que la pro­pia indus­tria musi­cal ES el pro­blema. Ni más, ni menos. La men­ta­li­dad espe­cu­la­dora no se mate­ria­lizó sola­mente en el ladri­llo… esa misma cul­tura la hemos impreg­nado los espa­ño­les hasta en las ser­vi­lle­tas de los bares… ¿qué esperábamos?

Por tanto, como músico y com­po­si­tor al uso —soy nada y nadie— le ruego como minis­tro de Cul­tura que es: ¡hable con pro­pie­dad! Le ruego que se ajuste a la reali­dad y bana­lice lo menos posi­ble en rela­ción a noso­tros… que ya bas­tante tene­mos con tener que aguan­tar la mierda de vida que lle­va­mos gra­cias, en parte, al aban­dono de las ins­ti­tu­cio­nes de este país. Ya ni le pido que nos ayude… sen­ci­lla­mente que nos deje en paz… cuando salga de la habi­ta­ción, tenga la deli­ca­deza de cerrar la puerta por fuera y poner el car­tel de «No Moles­tar» en el pica­porte. No solo tene­mos que aguan­tar a far­san­tes con ínfu­las de empre­sa­rios musi­ca­les —tuer­ce­bo­tas mal edu­ca­dos, para que me entienda—, cobrar en negro, no tener esta­bi­li­dad y reco­no­ci­miento alguno, tra­ba­jar mal, tarde y poco… para que encima apa­rezca el minis­tro de Cul­tura diciendo que noso­tros… debe­mos cobrar menos. La mayo­ría del dinero que reci­bi­mos NI SIQUIERA está regis­trado en hacienda… por tanto, en tér­mi­nos ofi­cia­les, ¿cómo pode­mos cobrar menos que 0€?

Pues yo se lo diré… pagando. ¡Ah!... ¿Qué no lo sabe?... en oca­sio­nes son los pro­pios artis­tas los que alqui­lan las salas para poder dar con­cier­tos… ¿no sabía? Bueno, pues ya se lo hago saber en esta carta.

De modo que en lo que a noso­tros con­cierne, recorte usted lo que le dé la gana, puesto que los músicos-compositores-intérpretes de base NO reci­bi­mos rigu­ro­sa­mente nin­guna ayuda por parte de las ins­ti­tu­cio­nes; ni siquiera de manera indi­recta a tra­vés de una buena regu­la­ción labo­ral —quien sí recibe esas ayu­das es la indus­tria y todos aque­llos que están en mayor o menor medida rela­cio­na­dos con aque­lla—… pero la base, la gente que anda por la carre­tera, por los bares, los que pagan para alqui­lar una sala para poder dar un con­cierto de quin­tas a bre­vas, lle­va­mos toda la vida acos­tum­bra­dos a no exis­tir y a no estar regu­la­dos —de facto—.

Pero al menos, por el cargo que ostenta, mues­tre un poco de res­peto por un colec­tivo man­ci­llado y uti­li­zado por unos y otros con fines más bien aje­nos a lo nues­tro… la Música. Este colec­tivo nues­tro se ha cur­tido —y curte— a base del olor ácido a vómito ata­ba­cado que emana de los gaz­na­tes estre­sa­dos de las noches fies­te­ras de nues­tra España rural… sufi­ciente vómito. Guár­dese el suyo —el dia­léc­tico— para usted. Por nues­tra parte esta­mos servidos.

Y sepa que, por suerte, alguna ven­taja habría de tener vivir al mar­gen de esta indus­tria zafia, hipó­crita, ladrona, cínica, ras­trera, egó­la­tra y paleta… la mayor y mejor ven­taja: la liber­tad. Ser libre.

Ser libre para poder decirle con todo res­peto y sin acri­tud… señor minis­tro por favor… no nos toque las pelo­tas, y métase en lo suyo, que NO es en nin­gún caso el colec­tivo de músi­cos y crea­do­res musi­ca­les de este país. Cíñase a la indus­tria, y déje­nos en paz a los MÚSICOS… que bas­tante tene­mos ya.

¡Ah! Y al salir y cerrar la puerta por fuera, no olvide dar recuer­dos a la pro­caz señora González-Sinde… quizá no lo sepa usted, pero a pesar de su apa­rien­cia zan­go­lo­tina, nos tocó las pelo­tas a los músi­cos de manera tan soez e hipó­crita que aún con­servo dolo­ri­dos los con­duc­tos defe­ren­tes. Con todos mis res­pe­tos, eso sí.

Sin más asunto reciba un cor­dial saludo,

Luis Asiaín.

Pd.- Dedico de todo cora­zón estas pala­bras a TODOS LOS MÚSICOS DE ESTE PAÍS, hom­bres y muje­res que sufren coti­dia­na­mente la frus­tra­ción de no rea­li­zarse en tér­mi­nos vita­les por culpa de una socie­dad que ha deci­dido aban­do­narse, dejarse lle­var, alie­narse. Hoy está más valo­rado un indi­vi­duo al que no le tiem­bla el pulso al fir­mar un desahu­cio (por­que es su deber), que cual­quiera que se dedi­que al Arte (y no gane buen dinero... claro).

Enri­que Dans difunde la carta:

Y el minis­tro reacciona:

40 Comments Carta abierta al ministro de Cultura

  1. Laurita

    Yeah! Enho­ra­buena por la carta! Com­parto!
    Gra­cias por poner pala­bras a todas las ruti­nas (por des­gra­cia) del sec­tor!!
    Muchas gracias!

  2. Enrique Mateu

    Siem­pre que leo decla­ra­cio­nes del minis­tro de cul­tura me soli­vianto por su falta de tacto, sus ideas retró­gra­das, su falta de visión y su ten­den­cia a no lla­mar las cosas por su nombre.

    En unas decla­ra­cio­nes al Rolling Stone dice que «los músi­cos deben cobrar menos por la cri­sis». ¿Que músi­cos, Sr. Wert? ¿Los calle­je­ros? ¿Los que no pue­den ni pagar el local de ensayo? ¿Se refiere usted a la inmensa mayo­ría de músi­cos espa­ño­les que toca en con­di­cio­nes infra­hu­ma­nas a cam­bio de una mise­ria en el mejor de los casos? ¿O se refiere solo a los cua­tro mega artis­tas inter­na­cio­na­les que pare­cen gustarle?

    http://enriquemateu.blogspot.com.es/2012/05/wert-me-ha-llamado-drogadicto.html

  3. MiLP

    JOder esto tenia que correr por la web como el fuego ¡¡¡ Que bien dicho queda !!!! lo com­parto Ole ole y ole. Sigo diciendo que debe­ría­mos TODOS esco­ger un día y salir­nos de España, fron­tera de Por­tu­gal o Fran­cia para dar un toque a la prensa y por ende al País. SOlo 24 Hora fuera de ESTE país, sin actuar, sin tocar, sin crear..... NADA ni agua. SOLO UN DIA ¿Podríamos?.

  4. Andrés Herrera

    Me sumo a tus palabras.Después de lo que ha dicho dudo mucho que lea esta carta,le importa un bledo al sr ministro.

  5. Emilio Jose

    Luis estoy tota­le­mente de acuerdo con­tigo, es la carta que yo hubiese escrito, pero te me ade­lan­taste, gra­cias en nom­bre de los Com­po­si­to­res, can­tau­to­res como es mi caso y toda la gente de esta pro­fe­sion ‚tan mara­vi­llosa como mal­tra­tada a veces como ahora!, pre­ci­sa­mente por este minis­tro de cultura???,un abrozo grande com­pa­ñero. y aqui estoy para lo que necesites!!

  6. J. C. Redondo "Snoopy"

    Mis mas sin­cera enho­ra­buena Luis. Creo que has enu­me­rado uno por uno todos los pun­tos impor­tan­tes sobre el tema y (en cada uno de ellos) creo que has expre­sado la opi­nión del 99.9% de los músi­cos de este país. Al menos yo me veo total­mente refle­jado en tus pala­bras como si las hubiera escrito yo mismo.

    Una pre­gunta ¿Te has plan­teado abrir aquí un sitio para poder fir­mar esa carta?

    Si lo haces cuenta con mi firma y (como decía antes) creo que ten­drías la firma de casi todos los músi­cos del país.

  7. isidro

    ¡¡¡ Ya pue­des decir­les !!!
    Que seguro que no se ente­ran, van de pre­po­ten­tes y como les han votado creen estar en pose­sión de la ver­dad.
    Habria que pasar algún exa­men para polí­tico, y el que no valga, a la calle.
    Mi más sin­cera admiración....

  8. Alquevanalinchar

    Pues no me parece acer­tada la carta. La veo sen­sata. El minis­tro se declara a favor de la pro­tec­ción de la pro­pie­dad inte­lec­tual, que pro­tege a ese autor cuya obra se repro­duce X veces y que debe ser com­pen­sado por ello. Está claro que cuando habla de cobrar menos se refiere obvia­mente a los bolos. En eco­no­mía se llama oferta-demanda. Y es de cajón que la demanda se ha retraido por­que la gente empieza a no poder pagarse algu­nas entra­das a los pre­cios que están. Pre­ten­der man­te­ner pre­cios de la época de vacas gor­das no es más que un tiro en el pie por parte del artista. ¿O lo que se trata de defen­der –como casi siem­pre– es que los con­tri­bu­yen­tes paguen (vía sub­ven­ción o ayuda) por un espec­táculo que ni les interesa ni van a escu­char?. Eso se llama mamar de la teta grande. Por la música se pagará lo que valga. Y si es buena, los pre­cios podrán ser mayo­res. Y, si no, a cam­biar de profesión...No sé por qué para vivir de la escul­tura o de la pin­tura hay que ser bueno mien­tras que cual­quier indi­vi­duo sin for­ma­ción, cono­ci­mien­tos ni valía se auto­in­ti­tuka artista en el momento en que pisa un esce­na­rio, así sea en el bareto del amigo. Soy músico. Sé de música. y vivo de ello. Ya está bien de indo­cu­men­ta­dos ninis auto­pro­cla­man­dose repre­sen­tan­tes de la cul­tura. ¡Mos, anda!.

  9. Alquevanalinchar

    En el docu­mento que auto­ci­tas (un copi­pe­gui farra­goso y tau­to­ló­gico) defi­nes el arte como «pro­ceso por el cual un emi­sor trans­mite un men­saje a un recep­tor a tra­vés de un medio artís­tico» y luego defi­nes medio artís­tico como » medio uti­li­zado para trans­mi­tir un men­saje artístico:música, escri­tura, escul­tura, pin­tura...» Es decir. pri­mero, igua­las la defi­ni­ción de «arte» con la clá­sica defi­ni­ción de «comu­ni­ca­ción», y, segundo, resulta que — apli­cando tus defi­ni­cio­nes– cuando el guar­dia de la porra (emi­sor) toca el pito (men­saje mediante medio artís­tico) y tú lo oyes (receptor)...¡Eso es arte!... O, más ejem­plos, cuando tú (emi­sor) mediante tu voz (medio) lla­mas «¡Joputa!» (men­saje) al joputa que se ha sal­tado el semá­foro que cruzabas(receptor)...Pues... tam­bien va a ser arte. (...Duda: Si el recep­tor no oye lo de «joputa»,¿ya no es arte?. O si nadie escu­chó la música de Ros­sini durante años, ¿su obra ya no es arte?)
    Con­clu­sión: Me acabo de ente­rar de que llevo años haciendo el cim­bel estu­diando, com­po­niendo e inter­pre­tando y que va a resul­tar que cual­quier ruido es arte.

    Dejé­mo­nos de man­tras y con­sig­nas polí­ti­ca­mente correc­tas y haga­mos un poco de auto­crí­tica, que es muy sano.

    PD: No soy el mana­ger ni el novio de Wert. Ni siquiera un troll. Pienso y lo expreso.

  10. Bosco

    El ejem­plo de el músico que trata de vivir cada fin de semana tocando es en su mayo­ría así: un auto­nómo que paga un alqui­ler de la sala en la que va a tocar, mas el por­cen­taje de auto­res, mas los gas­tos de trans­porte y alo­ja­miento, que paga un local de ensayo o un lugar para alma­ce­nar el equipo, que tiene que man­te­ner su equipo con el que toca y que gana por con­cierto los días malos 20 y los bue­nos 300 euros — hay días en los que se pierde dinero -. Como es de ima­gi­nar, gana una can­ti­dad depen­diendo de la can­ti­dad de gente que acude a su con­cierto. Si ade­más se paga a alguien que te haga la pro­mo­ción de tu disco para que la gente se entere que exis­tes y te edi­tas tu pró­pio disco por­que interese a nin­guna com­pa­ñía por no ser lo suficiente«bueno o comer­cial». ¿Os ima­gi­nais lo com­pli­cado que es ganar algo de dinero al músico medio? Si ade­más ese músico decide hacer una música per­so­nal y ori­gi­nal que no está de moda en ese momento y que no atrae a la crí­tica musi­cal, ni hay futuro ni pre­sente.
    Las pala­bras del minis­tro o de cual­quiera que se atreve a opi­nar sin vivir esta reali­dad me sue­nan obs­ce­nas. Y si a estas altu­ras me dedico aún a la música es por­que quiero vivir de esta vida que me apa­siona y a la que encuen­tro sen­tido entre­gar todas mis ganas y ener­gía pese a lo com­pli­cado e incom­pren­dido que resulta.
    Me gus­ta­ría lle­varme al minis­tro un fin de semana de rock para que vea lo que son dos o tres dias de via­jar seis tios apre­ta­dos en una fur­go­neta, car­gar y des­car­gar equi­pos pesa­dos, bajo la llu­via, para dor­mir 5 o 6 horas y salir pitando a la siguiente ciu­dad. Y que mien­tras un minis­tro de cul­tura de un pais poco dado a la cul­tura apure un trago de Chi­vas Regal 18 años un sábado por la noche, oyendo a Rus­sian Red en su equipo de música de 12000€ y sen­tado como­da­mente en su salón, de un tamaño del tri­ple de mi piso, mien­tras ve llo­ver fuera y piensa «menos mal que aqui estoy yo para traer un poco de cor­dura a la vida cul­tu­ral de este pais». Anda y que te follen.

  11. ROSA

    yo no soy musico , pero si mujer de musico, y se lo que sufre el musico para con­se­guir un bolo ‚y des­con­tar del dinero de ese bolo , ensa­llos ‚lla­ma­das de tele­fono , trans­por­tes , estan­cia, comi­das , gaso­lina, pea­ges , etc„ solo viven bien los famo­sos , y tam­bien la tie­nen que luchar, parese , Sr, Wert, y piense un poquito, usted lo tiene fijo , cada mes , los musi­cos de apie tie­nen que patear mucho para lle­var algo a su casa, lo sullo es fijo y BASTANTE MAS, qui­te­selo a usted mismo , ayu­dara mas, junto con los que le rodean , que son los que hacen que la eco­no­mia flaque ,

  12. pepe pulido

    amennnn!!!Diós cuánto tiempo llevo espe­rando una cosa así!!!parece que la he escrito yo! es impo­si­ble sen­tirme más representado.enhorabuena!!

  13. Daria Ochoa

    Soy una doco­cente de una Uni­ver­si­dad muy pres­ti­giosa de mi país, mi mayor deseo es que la per­so­nas encuen­tren su ver­da­dera voca­ción. Par­ti­cu­lar­mente me deleito con los pro­fe­sio­na­les de la música debido a que un día deci­die­ron rom­per con los cano­nes que la socie­dad dicta res­pecto a los que se debe estu­diar.
    La música eleva nues­tras emo­cio­nes en medio de la péli­cula que es la vida. Admiro mucho a los maes­tros de la música, a los ver­da­de­ros Músi­cos, can­tan­tes e inter­pre­tes que sin duda alien­tan nues­tro dia­rio vivir.

    Salu­dos,

    Daria Ochoa

  14. Julio

    Des­ce­re­bra­dos, os creeis el culo del mundo, que pena, solo vues­tro tra­bajo es el mas excelso, los demás una mierda, que os creeís más que la per­sona que tra­baja todos los días 9 horas sin nin­guna recom­pensa eterna pa vivir del cuento?

  15. julio

    los comen­ta­rios nega­ti­vos se borran, olé la demo­cra­cia, todos los comen­ta­rios cen­su­ra­dos, peor que con franco, na más....

  16. Toño Castro

    Para Julio:
    Soy músico, y yo no me creo mejor que nadie, y menos que una per­sona que tra­baja 9 horas al día, entre otras cosas por­que yo tam­bién tengo que tra­ba­jar 9 horas al día (o más) en algo que nada tiene que ver con la música, por­que a estas altu­ras del par­tido ya sabrás que a la gran mayo­ría de músi­cos de este país la música no nos deja un euro.
    Res­pecto a lo de la «recom­pensa eterna pa vivir del cuento», te refie­res a los dere­chos de autor?......... te diré que soy socio de la SGAE desde el año 1993 y los dere­chos que he cobrado desde enton­ces ron­dan los 200 euros (con cerca de 80 obras regis­tra­das), vamos que con la «recom­pensa eterna» me he forrao!!!.........cuando quie­ras te invito a una cañas, que pago yo!!
    Por cierto...........yo tam­bién te quiero!

    Ánimo Luis!..........The Times They Are a-Changin»

  17. Hannah Montana

    Para Toño Castro:

    Músico??? . Más vale que te dedi­ques a otra cosa, tío.

    PD: (Espero que tus obras no estén en inglés, Shakespeare...)

  18. Nixon

    Para Han­nah Montana...o Julio:

    No se que tipo de dere­cho moral crees que tie­nes para decirle a nadie a que se tiene que dedi­car. Dedi­cate tu a tus his­to­rias y deja vivir a la gente y luchar por sus pro­ble­mas igual que supongo que tu luchas por los tuyos. Y ya pues... salién­dome de la correc­ción: TUERCEBOTAS

  19. Nixon

    ahhh y para que lo sepas, no se que dices del ingles, por­que lo que Toño pone es el título de una famo­sí­sima can­ción de Bob Dylan... ah no, que tu solo cono­ces a Car­los Baute. Bueno, pues se escribe exac­ta­mente asi como lo pone nues­tro amigo... TUERCEBOTAS!

  20. Llegotardeperobueno

    Para aque­llos que reco­mien­dan a los músi­cos (como yo) dedi­carse a otra cosa:

    Me dedico a lo que me da la gana. Y si tengo que tra­ba­jar en otra cosa para poder seguir haciendo música, lo hago, por­que para quien lo vive es una pasión. Y un bien artís­tico y cul­tu­ral al resto de los aman­tes de la música que no com­po­nen, dicho sea de paso.

    Que haya gente que tenga la sen­si­bi­li­dad emo­cio­nal de un ladri­llo para no darse cuenta de lo que es real­mente la música, no es mi pro­blema. Y tam­poco invi­ta­ría a esa gente a mis conciertos.

    Con­clu­sión–> des­ce­re­bra­dos, pre­po­ten­tes y gente sin empa­tía en gene­ral: no nece­sito vues­tro dinero. Pre­fe­ri­ría obte­ner bene­fi­cios de alguien que apre­cie el arte y la cul­tura, o por lo menos que no tenga los oidos tan tapo­na­dos como para no dife­ren­ciar el ruido de un trac­tor de una escala mayor. Gracias.

  21. Pingback: Sara López Veneros | TRIOLOCRÍA

  22. Precioso

    Me ha encan­tado!! Todo! como lo expre­sas! El hecho de que lo expre­ses! Que te con­tes­te­mos! Que te res­ponda el Minis­tro con dis­cul­pas.
    Gra­cias, gra­cias, gracias.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>