Carta abierta al ministro de Cultura

Carta abierta al ministro de Cultura José Ignacio Wert (2012) en respuesta a la entrevista publicada en Rolling Stone el día 5 de abril de 2012.

Estimado Sr. Ministro…

¿De qué ‘Guindos’ se cae usted? Con todos mis respetos y sin acritud… ¿sabe usted de lo que está hablando?

Debo decirle que su entrevista me ha lanzado un par de dardos envenenados que, a pesar de haberlo intentado, no he sido capaz de esquivar… me han alcanzado y dolido. Querría dejar sus palabras al margen de mis preocupaciones cotidianas, pero el sentido común me impide conseguirlo.

No me preocupa tanto que se digan cosas como ‘los músicos tendrán que acomodarse a esta situación. Probablemente deberán cobrar menos y conseguir que se involucre más la iniciativa privada, los patrocinadores…’. Me preocupa, sobre todo… que lo diga el ministro de Cultura. Me veo obligado a deducir de su aserción que no sabe de lo que está hablando… y eso, viniendo de quien viene, no es admisible. Lo siento, pero no lo es.

Siendo esta una carta abierta, quizá no debería remitirle a un documento (Pajaros_y_Semillas_2011) que yo mismo elaboré en relación al papel del ministerio de Cultura —y/u otras instituciones— en relación a la Música y su industria. Sin ánimo de ser pretencioso, créame que ese documento le podrá ser útil, al menos, para comprender la perspectiva de aquellos a los que menciona en su entrevista, los músicos. Sí porque… ¿no creerá usted de veras que la industria nos representa?

Permítame la osadía de explicarle algo que, como ministro de Cultura, debería usted saber y, mucho me temo, no es el caso —tampoco lo era el de su antecesora—. ¿Sabe usted acaso cuál es el verdadero valor de un músico-compositor más allá de clichés y a diferencia del resto de artistas?

El músico-compositor es el único artista capaz de generar riqueza susceptible de ser propagada, reproducida, reinventada, reinterpretada, infinitas veces, en diferido —post mórtem—… y sin que ustedes —instituciones— pongan un duro.

Cuando un pintor finaliza su obra, ésta podrá generar riqueza en el futuro; cuando un escultor termina su obra, ésta podrá generar riqueza en el futuro; cuando la señora González-Sinde termina un largometraje, éste podrá generar riqueza en el futuro… pero ninguna de esas obras será la herramienta con la que miles, quizá millones de individuos por todo el mundo, se ganen los cuartos para poder comer —en sentido literal—. Incluso después del fallecimiento del artista-autor.

Las composiciones musicales son creaciones que adquieren vida propia, viven por sí mismas en la psique de infinidad de individuos al margen —y más allá— del autor que las creó. Una escultura no se reproduce miles de veces —al menos no es su propósito, otra cosa es que se pretenda hacer con ello merchandising, en cuyo caso estamos hablando de otra cosa—. Lo mismo pasa con un cuadro… sí, puede convertirse en un icono… podrá ser reproducido en infinidad de ocasiones, pero el original es un tangible irrepetible.

Sin embargo, la obra de un músico está sujeta a constante reinterpretación… esa reinterpretación —si la composición lo vale— alimenta en sentido literal a millones de personas. Sí… no me quedo corto… a millones. Todo ello sin que ustedes —repito, instituciones— pongan un duro.

Dice usted que le gustan los Beatles… ¿sabe cuántas veces habrá sido interpretada —por otros individuos— ‘Hey Jude‘? ¿Cuántas veces habrá sido interpretada… y reinterpretada —¿puede algo ser más versátil que eso?—? ¿Se da usted cuenta del potencial alcance de una buena composición? ¿Cuántos músicos habrán interpretado ‘Yesterday‘ en el metro de infinidad de ciudades por todo el mundo para intentar subsistir? ¿De quién parte esa ‘herramienta’ que les permite sacar cuatro duros sin la ayuda de nadie?

Las buenas composiciones se perpetúan en el tiempo sin ninguna ayuda institucional, lo hacen ellas solitas y, para colmo, dan de comer a quienes las interpretan. Por eso, las buenas composiciones son tan jugosas para la industria —son objetos que se venden por sí solos, juegan con las emociones humanas, con nuestros sentimientos—. El problema, es que en infinidad de ocasiones, ser capaces de identificar aquellas que aguantarán el paso del tiempo requiere bastante rodaje, práctica  y estar curtido en el terreno —como sucede con cualquier otro Arte, qué demonios—. El caso es que unas se perpetúan —al margen de industrias— y otras no.

Entonces… llega usted —ministro de Cultura—, y declara públicamente ‘Estamos en la protección más rigurosa de los creadores’ y ‘Probablemente deberán cobrar menos y conseguir que se involucre más la iniciativa privada’… y se queda tan ancho. Eso solo demuestra no tener NI IDEA de lo que está diciendo; desconocimiento del medio total y absoluto.

Su frase está mal enunciada y eso, como compositor que soy, no se lo puedo permitir… lo correcto habría sido decir: ‘Estamos en la protección más rigurosa de la industria musical‘. La misma que se nutre y abusa de compositores, ESOS a los que no les reconocen importancia alguna, en ocasiones, ni sus padres —salvo, si ganas dinero, en cuyo caso sí—.

¿Cobrar menos por las actuaciones?… ¿Pero acaso es usted consciente de lo que cobra un músico al uso por una actuación?… ¿y cómo lo cobra?… ¿y cuándo? Sepa que miles de trabajadores de la Música en este país se acaban de acordar de usted al leer esas palabras. Yo, como le dije… no solo me he acordado, también tomé la decisión de remitirle esta carta abierta. Desconozco si le llegará, pero al menos le responde.

En este país nuestro —de farsa y absurdo— no existe ‘ocupación’ —ya ni me atrevo a llamarle trabajo puesto que todo se cobra en negro— más denostada que la de músico. Y por favor, no busque los cuatro casos visibles gracias a la industriaese NO ES el músculo musical de este país… lo que la industria difunde NO ES en ningún caso representativo de lo que se hace aquí… en España, que es mucho y bueno.

¿Mucho y bueno?… entonces… ¿cómo se explica la tremenda crisis que vive el sector? —se preguntará usted—; la industria musical en España está en crisis, porque la propia industria musical ES el problema. Ni más, ni menos. La mentalidad especuladora no se materializó solamente en el ladrillo… esa misma cultura la hemos impregnado los españoles hasta en las servilletas de los bares… ¿qué esperábamos?

Por tanto, como músico y compositor al uso —soy nada y nadie— le ruego como ministro de Cultura que es: ¡hable con propiedad! Le ruego que se ajuste a la realidad y banalice lo menos posible en relación a nosotros… que ya bastante tenemos con tener que aguantar la mierda de vida que llevamos gracias, en parte, al abandono de las instituciones de este país. Ya ni le pido que nos ayude… sencillamente que nos deje en paz… cuando salga de la habitación, tenga la delicadeza de cerrar la puerta por fuera y poner el cartel de ‘No Molestar’ en el picaporte. No solo tenemos que aguantar a farsantes con ínfulas de empresarios musicales —tuercebotas mal educados, para que me entienda—, cobrar en negro, no tener estabilidad y reconocimiento alguno, trabajar mal, tarde y poco… para que encima aparezca el ministro de Cultura diciendo que nosotros… debemos cobrar menos. La mayoría del dinero que recibimos NI SIQUIERA está registrado en hacienda… por tanto, en términos oficiales, ¿cómo podemos cobrar menos que 0€?

Pues yo se lo diré… pagando. ¡Ah!… ¿Que no lo sabe?… en ocasiones son los propios artistas los que alquilan las salas para poder dar conciertos… ¿no sabía? Bueno, pues ya se lo hago saber en esta carta.

De modo que en lo que a nosotros concierne, recorte usted lo que le dé la gana, puesto que los músicos-compositores-intérpretes de base NO recibimos rigurosamente ninguna ayuda por parte de las instituciones; ni siquiera de manera indirecta a través de una buena regulación laboral —quien sí recibe esas ayudas es la industria y todos aquellos que están en mayor o menor medida relacionados con aquella—… pero la base, la gente que anda por la carretera, por los bares, los que pagan para alquilar una sala para poder dar un concierto de quintas a brevas, llevamos toda la vida acostumbrados a no existir y a no estar regulados —de facto—.

Pero al menos, por el cargo que ostenta, muestre un poco de respeto por un colectivo mancillado y utilizado por unos y otros con fines más bien ajenos a lo nuestro… la Música. Este colectivo nuestro se ha curtido —y curte— a base del olor ácido a vómito atabacado que emana de los gaznates estresados de las noches fiesteras de nuestra España rural… suficiente vómito. Guárdese el suyo —el dialéctico— para usted. Por nuestra parte estamos servidos.

Y sepa que, por suerte, alguna ventaja habría de tener vivir al margen de esta industria zafia, hipócrita, ladrona, cínica, rastrera, ególatra y paleta… la mayor y mejor ventaja: la libertad. Ser libre.

Ser libre para poder decirle con todo respeto y sin acritud… señor ministro por favor… no nos toque las pelotas, y métase en lo suyo, que NO es en ningún caso el colectivo de músicos y creadores musicales de este país. Cíñase a la industria, y déjenos en paz a los MÚSICOS… que bastante tenemos ya.

¡Ah! Y al salir y cerrar la puerta por fuera, no olvide dar recuerdos a la procaz señora González-Sinde… quizá no lo sepa usted, pero a pesar de su apariencia zangolotina, nos tocó las pelotas a los músicos de manera tan soez e hipócrita que aún conservo doloridos los conductos deferentes. Con todos mis respetos, eso sí.

Sin más asunto reciba un cordial saludo,

Luis Asiaín.

Pd.- Dedico de todo corazón estas palabras a TODOS LOS MÚSICOS DE ESTE PAÍS, hombres y mujeres que sufren cotidianamente la frustración de no realizarse en términos vitales por culpa de una sociedad que ha decidido abandonarse, dejarse llevar, alienarse. Hoy está más valorado un individuo al que no le tiembla el pulso al firmar un desahucio (porque es su deber), que cualquiera que se dedique al Arte (y no gane buen dinero… claro).

Enrique Dans difunde la carta:

Y el ministro reacciona:

41 Comments Carta abierta al ministro de Cultura

  1. Laurita

    Yeah! Enhorabuena por la carta! Comparto!
    Gracias por poner palabras a todas las rutinas (por desgracia) del sector!!
    Muchas gracias!

  2. Enrique Mateu

    Siempre que leo declaraciones del ministro de cultura me solivianto por su falta de tacto, sus ideas retrógradas, su falta de visión y su tendencia a no llamar las cosas por su nombre.

    En unas declaraciones al Rolling Stone dice que “los músicos deben cobrar menos por la crisis”. ¿Que músicos, Sr. Wert? ¿Los callejeros? ¿Los que no pueden ni pagar el local de ensayo? ¿Se refiere usted a la inmensa mayoría de músicos españoles que toca en condiciones infrahumanas a cambio de una miseria en el mejor de los casos? ¿O se refiere solo a los cuatro mega artistas internacionales que parecen gustarle?

    http://enriquemateu.blogspot.com.es/2012/05/wert-me-ha-llamado-drogadicto.html

  3. MiLP

    JOder esto tenia que correr por la web como el fuego ¡¡¡ Que bien dicho queda !!!! lo comparto Ole ole y ole. Sigo diciendo que deberíamos TODOS escoger un día y salirnos de España, frontera de Portugal o Francia para dar un toque a la prensa y por ende al País. SOlo 24 Hora fuera de ESTE país, sin actuar, sin tocar, sin crear….. NADA ni agua. SOLO UN DIA ¿Podríamos?.

  4. Andrés Herrera

    Me sumo a tus palabras.Después de lo que ha dicho dudo mucho que lea esta carta,le importa un bledo al sr ministro.

  5. Emilio Jose

    Luis estoy totalemente de acuerdo contigo, es la carta que yo hubiese escrito, pero te me adelantaste, gracias en nombre de los Compositores, cantautores como es mi caso y toda la gente de esta profesion ,tan maravillosa como maltratada a veces como ahora!, precisamente por este ministro de cultura???,un abrozo grande compañero. y aqui estoy para lo que necesites!!

  6. J. C. Redondo "Snoopy"

    Mis mas sincera enhorabuena Luis. Creo que has enumerado uno por uno todos los puntos importantes sobre el tema y (en cada uno de ellos) creo que has expresado la opinión del 99.9% de los músicos de este país. Al menos yo me veo totalmente reflejado en tus palabras como si las hubiera escrito yo mismo.

    Una pregunta ¿Te has planteado abrir aquí un sitio para poder firmar esa carta?

    Si lo haces cuenta con mi firma y (como decía antes) creo que tendrías la firma de casi todos los músicos del país.

  7. isidro

    ¡¡¡ Ya puedes decirles !!!
    Que seguro que no se enteran, van de prepotentes y como les han votado creen estar en posesión de la verdad.
    Habria que pasar algún examen para político, y el que no valga, a la calle.
    Mi más sincera admiración….

  8. Alquevanalinchar

    Pues no me parece acertada la carta. La veo sensata. El ministro se declara a favor de la protección de la propiedad intelectual, que protege a ese autor cuya obra se reproduce X veces y que debe ser compensado por ello. Está claro que cuando habla de cobrar menos se refiere obviamente a los bolos. En economía se llama oferta-demanda. Y es de cajón que la demanda se ha retraido porque la gente empieza a no poder pagarse algunas entradas a los precios que están. Pretender mantener precios de la época de vacas gordas no es más que un tiro en el pie por parte del artista. ¿O lo que se trata de defender -como casi siempre- es que los contribuyentes paguen (vía subvención o ayuda) por un espectáculo que ni les interesa ni van a escuchar?. Eso se llama mamar de la teta grande. Por la música se pagará lo que valga. Y si es buena, los precios podrán ser mayores. Y, si no, a cambiar de profesión…No sé por qué para vivir de la escultura o de la pintura hay que ser bueno mientras que cualquier individuo sin formación, conocimientos ni valía se autointituka artista en el momento en que pisa un escenario, así sea en el bareto del amigo. Soy músico. Sé de música. y vivo de ello. Ya está bien de indocumentados ninis autoproclamandose representantes de la cultura. ¡Mos, anda!.

  9. Alquevanalinchar

    En el documento que autocitas (un copipegui farragoso y tautológico) defines el arte como “proceso por el cual un emisor transmite un mensaje a un receptor a través de un medio artístico” y luego defines medio artístico como ” medio utilizado para transmitir un mensaje artístico:música, escritura, escultura, pintura…” Es decir. primero, igualas la definición de “arte” con la clásica definición de “comunicación”, y, segundo, resulta que – aplicando tus definiciones- cuando el guardia de la porra (emisor) toca el pito (mensaje mediante medio artístico) y tú lo oyes (receptor)…¡Eso es arte!… O, más ejemplos, cuando tú (emisor) mediante tu voz (medio) llamas “¡Joputa!” (mensaje) al joputa que se ha saltado el semáforo que cruzabas(receptor)…Pues… tambien va a ser arte. (…Duda: Si el receptor no oye lo de “joputa”,¿ya no es arte?. O si nadie escuchó la música de Rossini durante años, ¿su obra ya no es arte?)
    Conclusión: Me acabo de enterar de que llevo años haciendo el cimbel estudiando, componiendo e interpretando y que va a resultar que cualquier ruido es arte.

    Dejémonos de mantras y consignas políticamente correctas y hagamos un poco de autocrítica, que es muy sano.

    PD: No soy el manager ni el novio de Wert. Ni siquiera un troll. Pienso y lo expreso.

  10. Bosco

    El ejemplo de el músico que trata de vivir cada fin de semana tocando es en su mayoría así: un autonómo que paga un alquiler de la sala en la que va a tocar, mas el porcentaje de autores, mas los gastos de transporte y alojamiento, que paga un local de ensayo o un lugar para almacenar el equipo, que tiene que mantener su equipo con el que toca y que gana por concierto los días malos 20 y los buenos 300 euros – hay días en los que se pierde dinero -. Como es de imaginar, gana una cantidad dependiendo de la cantidad de gente que acude a su concierto. Si además se paga a alguien que te haga la promoción de tu disco para que la gente se entere que existes y te editas tu própio disco porque interese a ninguna compañía por no ser lo suficiente”bueno o comercial”. ¿Os imaginais lo complicado que es ganar algo de dinero al músico medio? Si además ese músico decide hacer una música personal y original que no está de moda en ese momento y que no atrae a la crítica musical, ni hay futuro ni presente.
    Las palabras del ministro o de cualquiera que se atreve a opinar sin vivir esta realidad me suenan obscenas. Y si a estas alturas me dedico aún a la música es porque quiero vivir de esta vida que me apasiona y a la que encuentro sentido entregar todas mis ganas y energía pese a lo complicado e incomprendido que resulta.
    Me gustaría llevarme al ministro un fin de semana de rock para que vea lo que son dos o tres dias de viajar seis tios apretados en una furgoneta, cargar y descargar equipos pesados, bajo la lluvia, para dormir 5 o 6 horas y salir pitando a la siguiente ciudad. Y que mientras un ministro de cultura de un pais poco dado a la cultura apure un trago de Chivas Regal 18 años un sábado por la noche, oyendo a Russian Red en su equipo de música de 12000€ y sentado comodamente en su salón, de un tamaño del triple de mi piso, mientras ve llover fuera y piensa “menos mal que aqui estoy yo para traer un poco de cordura a la vida cultural de este pais”. Anda y que te follen.

  11. ROSA

    yo no soy musico , pero si mujer de musico, y se lo que sufre el musico para conseguir un bolo ,y descontar del dinero de ese bolo , ensallos ,llamadas de telefono , transportes , estancia, comidas , gasolina, peages , etc,, solo viven bien los famosos , y tambien la tienen que luchar, parese , Sr, Wert, y piense un poquito, usted lo tiene fijo , cada mes , los musicos de apie tienen que patear mucho para llevar algo a su casa, lo sullo es fijo y BASTANTE MAS, quiteselo a usted mismo , ayudara mas, junto con los que le rodean , que son los que hacen que la economia flaque ,

  12. pepe pulido

    amennnn!!!Diós cuánto tiempo llevo esperando una cosa así!!!parece que la he escrito yo! es imposible sentirme más representado.enhorabuena!!

  13. Daria Ochoa

    Soy una dococente de una Universidad muy prestigiosa de mi país, mi mayor deseo es que la personas encuentren su verdadera vocación. Particularmente me deleito con los profesionales de la música debido a que un día decidieron romper con los canones que la sociedad dicta respecto a los que se debe estudiar.
    La música eleva nuestras emociones en medio de la pélicula que es la vida. Admiro mucho a los maestros de la música, a los verdaderos Músicos, cantantes e interpretes que sin duda alientan nuestro diario vivir.

    Saludos,

    Daria Ochoa

  14. Julio

    Descerebrados, os creeis el culo del mundo, que pena, solo vuestro trabajo es el mas excelso, los demás una mierda, que os creeís más que la persona que trabaja todos los días 9 horas sin ninguna recompensa eterna pa vivir del cuento?

  15. julio

    los comentarios negativos se borran, olé la democracia, todos los comentarios censurados, peor que con franco, na más….

  16. Toño Castro

    Para Julio:
    Soy músico, y yo no me creo mejor que nadie, y menos que una persona que trabaja 9 horas al día, entre otras cosas porque yo también tengo que trabajar 9 horas al día (o más) en algo que nada tiene que ver con la música, porque a estas alturas del partido ya sabrás que a la gran mayoría de músicos de este país la música no nos deja un euro.
    Respecto a lo de la “recompensa eterna pa vivir del cuento”, te refieres a los derechos de autor?……… te diré que soy socio de la SGAE desde el año 1993 y los derechos que he cobrado desde entonces rondan los 200 euros (con cerca de 80 obras registradas), vamos que con la “recompensa eterna” me he forrao!!!………cuando quieras te invito a una cañas, que pago yo!!
    Por cierto………..yo también te quiero!

    Ánimo Luis!……….The Times They Are a-Changin’

  17. Hannah Montana

    Para Toño Castro:

    Músico??? . Más vale que te dediques a otra cosa, tío.

    PD: (Espero que tus obras no estén en inglés, Shakespeare…)

  18. Nixon

    Para Hannah Montana…o Julio:

    No se que tipo de derecho moral crees que tienes para decirle a nadie a que se tiene que dedicar. Dedicate tu a tus historias y deja vivir a la gente y luchar por sus problemas igual que supongo que tu luchas por los tuyos. Y ya pues… saliéndome de la corrección: TUERCEBOTAS

  19. Nixon

    ahhh y para que lo sepas, no se que dices del ingles, porque lo que Toño pone es el título de una famosísima canción de Bob Dylan… ah no, que tu solo conoces a Carlos Baute. Bueno, pues se escribe exactamente asi como lo pone nuestro amigo… TUERCEBOTAS!

  20. Llegotardeperobueno

    Para aquellos que recomiendan a los músicos (como yo) dedicarse a otra cosa:

    Me dedico a lo que me da la gana. Y si tengo que trabajar en otra cosa para poder seguir haciendo música, lo hago, porque para quien lo vive es una pasión. Y un bien artístico y cultural al resto de los amantes de la música que no componen, dicho sea de paso.

    Que haya gente que tenga la sensibilidad emocional de un ladrillo para no darse cuenta de lo que es realmente la música, no es mi problema. Y tampoco invitaría a esa gente a mis conciertos.

    Conclusión–> descerebrados, prepotentes y gente sin empatía en general: no necesito vuestro dinero. Preferiría obtener beneficios de alguien que aprecie el arte y la cultura, o por lo menos que no tenga los oidos tan taponados como para no diferenciar el ruido de un tractor de una escala mayor. Gracias.

  21. Pingback: Sara López Veneros | TRIOLOCRÍA

  22. Precioso

    Me ha encantado!! Todo! como lo expresas! El hecho de que lo expreses! Que te contestemos! Que te responda el Ministro con disculpas.
    Gracias, gracias, gracias.

  23. Pingback: Remiendo te lo regala | Teatro Granada

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *